Nos hemos puesto tiernos y estas no dejan de ser algunas de nuestras propuestas, vinos de esos que nos llevan a decir, te aprecio, quiero, deseo (cada cual lo exprese a su modo y manera) por lo especial que me siento cuando estoy contigo. Frases y frases se amontonan en mi cabeza. Todos tenemos alguien especial con quien pensar en una cena para dos o una cena para seducir.

Tengo algo que decirte, explicarte lo mucho que para mí significas, porque tú me dedicas tu vida o tu día yo quiero darte inolvidables minutos, porque nos merecemos nuestro tiempo, porque quiero que esto dure, porque la vida son momentos, por el privilegio de conocerte, volveremos a compartir vinos por el privilegio de no conseguir olvidarte o porque simplemente queremos decirle, aunque hoy sea un no, que seremos capaces de esperarle toda la vida. Porque estamos deseando decirle “eres la sonrisa más bonita que nunca he besado”. ¡Ojo! no necesariamente tiene que ser nuestra pareja, también lo podrá ser un amigo o la persona más especial de nuestra vida.

Y como estamos hablando de vino “me gustaría que me vieses como veo yo una copa de vino” o poder decirle a la copa por si no te atreves a tu compañía a modo de fases de cata “mírame, huéleme, bésame”. Porque en definitiva, aunque ya me lo habréis escuchado decir muchas veces, es la suma de los pequeños detalles los que hacen de un vino o de nuestros momentos algo especial, brindemos por ese beso que lo cambió o cambiará todo.

Como dice el poema “El Vino” en voz de Alberto Cortez “el vino hace salir cosas que el hombre se calla”. Os proponemos estas cajas, pensadas para momentos especiales.

 

Caja cena para dos

Sin olvidar que la amistad es tan sagrada como el amor más especial y que también es posible combinar las dos cosas. Manos que expresan intenciones, que acarician, que confortan. Digamos que el amor es acopio de especies, tarta de fresas, sopas de reconciliación y la amistad pan recién hecho, queso, chocolates, confituras , patatas fritas….

Albariño

D.O Rías Baixas

Un vino de buena estructura y aroma, se muestra cautivador y se va creciendo. Va desplegando su carácter y se presenta envolvente. Sin lugar a dudas elegante, “chic” en palabras de algunos, tanto como lo será nuestra cena para dos acompañada del mismo. De buena cuna, conserva ese carácter terruño que encierra un pago y no debemos olvidar que el auténtico concepto de pago en Galicia arranca de los Pazos y Pazo, es sin lugar a dudas, un lugar mágico y emblemático.

Para un pica pica de camarones, algunas tentaciones con salmón, lubina, otros pescados elegantes, sopa de pescado, vichyssoise, ensalada de centollo y aguacate, pato con melocotón, etc.

 

Tempranillo peludo

D.O.Ca Rioja

Un tempranillo único que no deja de ser un clásico y sabroso. Un reserva intenso y expresivo de gran potencia y finura. Pinceladas especiadas. Es un crescendo que empieza con notas suaves y finaliza con dulces acordes, el placer del sabor en el mismo se centra en la lengua y el paladar.

Risotto de setas y vieiras, calabacines al curry, ossobuco, riñones, cordero, perdices escabechadas. Platos entretenidos.

 

Garnacha, cepas viejas

D.O Campo de Borja

Hemos encontrado el punto de dulzura, riqueza de matices y frescura. Un vino cremoso, meloso y estructurado. Derrocha frutosidad y amabilidad. Un final felíz.

Peras borrachas, mousse de chocolate, bavarois de café y chocolate amargo, crêpes, arroz con leche, entre otros muchos postres. Conste que un pato con frutos negros silvestres o un coulis de frutas se dejaría embaucar con esta garnacha dulce.

 

Caja vinos para seducir

La pasión es caviar, ostras, burbujas, cocina de autor… Erotismo, debilidades, tentaciones, un conjuro de aromas. Cocina exótica, internacional.

 

Macabeo, parellada, xarel-lo

D.O Cava

Generosas y lentas burbujas , envueltas en frescura que le hacen excepcional para iniciar la comida. Una delicada nariz con aromas de frutas frescas que ofrecen gran confort aromático. Es un vino espontáneo que ha dejado de ser un vino de fiestas a ser, por su frescura, el ideal para abrir la fiesta conservando todo su espíritu, un vino gastronómico que no cansamos de beber.

Nos hace pensar en un aperitivo, camarones al azafrán, que decir con el salmón y otros pescados grasos de río, sushi, ceviche, lomo en champagne, conejo picante y como no el jamón ibérico.

 

Y para continuar con nuestra propuesta “ de color de rosa” y una trama bien trazada un vino tinto espléndido:

Tinto fino, cabernet sauvignon y merlot.

D.O Ribera del Duero

Especiado y de aromas profundos, de boca afinada y buena entrada, potente. Un vino con viveza, de corte moderno, con matices cremosos y amplitud.

Porque no truchas rellenas, bacalao asado, pavo o gallina, ciervo al romero o tallarines con caza. Diferentes sabores conjugándose, mejor en comidas sin prisas.

 

Casa de la Ermita Dulce Blanco

Viognier

D.O Jumilla

Un vino naturalmente dulce de uva sobremadura y asoleada. Un vino que aunque dulce se muestra fresco, con matices mediterráneos, frutas y flores sutiles que no empalaga, todo lo contrario, invita a beber abriendo bien los ojos por la grata y fresca sorpresa.

Lo mismo nos acompaña de entrada un foie, un queso muy curado e intenso o los momentos más pasteloso, el merengue o una ensalada de frutas.

Cuando esperamos de un vino más felicidad que la de cualquier destino. Vinos románticos
Mercedes González
Sumiller de análisis sensorial. Embajadora Española del Champagne, miembro de la Asoc. de Sumilleres Gallaecia, Presidenta Club Cata Vitislucus-Expertos Análisis Sensorial, A.E.P.E.V, F.I.J.E.V. 1ª formadora homologada y Embajadora del CCRR D.O Jerez para Galicia.
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.