vinos o rosal, Albariño Rías Baixas

Donde el margen derecho del Miño se pierde a la desembocadura, en la apertura morfológica del Valle del Miño, arropando los municipios del Rosal, Tomiño, A Guarda y parte de Tui y Gondomar, hay sorbos que se convierten en momentos.

Son ejemplo claro de vinos atlánticos, donde el famoso Anticiclón de las Azores se instala a principios de verano poniéndoselo difícil al paso de las perturbaciones. Zona de suaves temperaturas y precipitaciones poco frecuentes, con primaveras precoces y suaves inviernos (10ºC en A Guarda). En los suelos depósitos sedimentarios recientes donde destacan las terrazas de Miño y Louro, así como una franja de suelos metamórficos, esquistos, como no con zonas de “morriña galega”, el granito.

En la copa alegre y variado paisaje, entre viñas, frutas, hortalizas y flores (como no llamándose Rosal), tanto en el entorno como en el vino. Sensaciones vegetales, intensos en aromas; el perfil de estos vinos en boca se muestran complejos y de ligera acidez. Portentosos vinos capaces de satisfacer delicados paladares. Gran influencia de los varietales que le confieren los matices diferenciales. Un “Rosal” debe contener un 70% entre albariño y loureira, el porcentaje restante, cualquiera de las otras variedades admitidas en la D.O.

El carácter fresco y la largura del albariño en la boca, el vino se funde en sensaciones cremosas. Ensimismados por la loureira de vinos delicados, de retrogusto laurel y perfumes cítricos que admiten platos de frescura.

Piden lo primero, platos que huelen a mar.

Adegas Valmiñor.

Albariño, loureira, treixadura.

La sensata treixadura aportando cordura. Un vino pleno ,de amargoso final que junto a la untuosidad de su crianza con lías lo hacen un vino voluminoso, amplio y de buena persistencia aromática. Deseando repetir por su sedosidad, complejidad y delicado discurrir.

Acompaña a la perfección pesca de río, truchas, salmón, anguilas,.. pescados grasos.

Bodegas Terras Gauda.

Albariño, loureira, caíño, treixadura.

Marcada personalidad, ese caíño y su especial agarre, algo tendrá que ver. Fruta y salinidad, interesante pareja. El legendario albariño y una corte de otras castas que en conjunto muestran notable persistencia, intensidad y exotismo. Los mariscos salseados o a la plancha, los pescados en guisos o al horno, sean blancos o azules, pero notable también con el aperitivo.

De esta subzona del Rosal y de estas mismas bodegas recomendamos dos peculiaridades de las que hemos hablado en el post de vinos atlánticos, La Mar de Terras Gauda por el caíño blanco y el monovarietal de loureira de Valmiñor.

 

 

 

O Rosal en Rías Baixas. El Albariño y más
Mercedes González
Sumiller de análisis sensorial. Embajadora Española del Champagne, miembro de la Asoc. de Sumilleres Gallaecia, Presidenta Club Cata Vitislucus-Expertos Análisis Sensorial, A.E.P.E.V, F.I.J.E.V. 1ª formadora homologada y Embajadora del CCRR D.O Jerez para Galicia.
Etiquetado en:        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.